martes, noviembre 03, 2009

la muralla y los libros

"La música, los estados de felicidad, la mitología, las caras trabajadas por el tiempo, ciertos crepúsculos y ciertos lugares, quieren decirnos algo, o algo dijeron que no hubiéramos debido perder, o están por decir algo; esta inminencia de una revelación, que no se produce, es, quizá, el hecho estético".
Borges, 1950

6 comentarios:

  1. Fernanda, tu cuento de octubre en La mujer de mi vida es genial.
    Me dejaste muy impresionado. Tenés un manejo del lenguaje y una madurez de estilo francamente extraordinarias. Gracias.

    ResponderBorrar
  2. Bueno, muchas gracias a vos.

    ResponderBorrar
  3. qué grosso Jorge Luis!!!!

    ResponderBorrar
  4. ¿A qué lugar no se llega caminando por Borges? Primera visita a tu blog. Habrá que volver. Un saludo.

    ResponderBorrar
  5. Bela reflexión la de Borges, quizás lo que él llama "la inminencia de una revelación que no se produce" sea su propia definición del deseo... Un abrazo!

    ResponderBorrar
  6. Blanco, qué bueno que pasaste por aquí.
    Andrea,está buena tu reflexión... Erótica.
    Una de las cosas que más disfruto de Borges es su poder para definir asuntos sin delimitar el territorio. Siempre abre y multiplica. Cada aseveración lleva imlícita su contraria. Uno lee y completa, según su propia mirada.
    Hablo en presente de Borges porque está vivo en su escritura. Para mí, no hay autores muertos. Sólo ausentes con aviso.

    ResponderBorrar