Fuera de la jaula

Fuera de la jaula

lunes, junio 29, 2009

Michael Frankjacksonstein














"Voy en busca de alguien que huyó de mí”.
¿Victor Frankestein detrás de su criatura, o Michael Jackson, detrás del espejo?
Como un ser autocreado, monstruoso y solitario, cuyo único refugio era el frio de los quirófanos o el encierro en su guarida (Neverland), la figura del niño genio mutó en niño monstruo frente a la mirada perpleja de la sociedad consumista que lo reverenció y después, le dio la espalda.
El pobre Jackson sucumbió a su propia creación. Y es imposible no verlo como un personaje literario, excedido, gótico, autodestructivo. Y también desesperado. El niño viejo encerrado, deforme, en busca del Paraíso perdido.
Son tantas las similitudes con la novela de Mary Shelley, que asusta.
Tim Burton se quedó sin modelo.