Fuera de la jaula

Fuera de la jaula

jueves, marzo 21, 2013

Tratado de la errancia

Extracto de Vagabundas
El Ateneo 2011




Preámbulo
De hurtos y periódicos encontrados en la arena, obtuve información fundamental para confeccionar este listado, que es una promesa de autoconstrucción. Las Evadidas vinculadas al principio errante y yo, deberíamos ser una. Con ellas, soy extraordinaria. Sin ellas, una serpiente sin veneno.

- Ludfila alimenta mi costado romántico/naif: Simpleza provinciana.
- Sylvia desarrolla mi yo snob: Imprevisibilidad.
- Isabelle es el yo desnudo: más allá de la superficie.
- Elizabeth: mi estado de orfandad.
- Isabella simboliza la incorrección: Mis pésimos modales.
- Emilia soy yo, como personaje ficticio: El exceso de asunto.
- Eugénie, la verdad: mi Liberación, o la Síntesis.

LSIIEE: La señorita inefable e indómita Eusebia Escobar.




1. Ludfila Booz
(Wulfila Edita Maria Wignard Von Triuwag)
(1841-19??)
Nacionalidad: Desconocida
Género: Mujer
Ocupación: amante, exploradora.
(Solenopsis desterrata)
Características: Ambigua, enigmática, servicial.
Qué hacía en 1904: Buscaba la fuente de la Juventud.

Wulfila Edita Maria Wignard Von Triuwag fue una viajera infatigablemente vilipendiada. Sus intimidades la convirtieron en un éxito. Su discreción no le había servido para nada. Mientras su amante y gurú sentimental era condecorado y tratado como un héroe de guerra, ella debió permanecer en casa clasificando dientes de cocodrilo. La Reina Victoria nunca la aceptó en la corte. La sociedad londinense tampoco.
“Fue hallado en Londres un viejo diario femenino. Expertos coinciden en atribuirlo a la amante de uno de los exploradores más brillantes de todos los tiempos, cuyo nombre nos está vedado. Además de relatar sus viajes, la señorita Von Triuwag abunda en episodios eróticos sobre los árboles”. (Extraído de un diario local, sección Curiosidades)
La expedición más recordada que realizaron los amantes fue a Etiopía en 1904, en busca de la fuente de la Juventud. Sin éxito. Sin embargo, embotellaron, comercializaron y distribuyeron un novedoso aceite extraído de la joroba de camellos vivos, muy eficaz para combatir dolores de espalda.
Según la señora del ático: “...la pobre Wulfila padeció enfermedades contagiosas, brotes, intoxicaciones, hambre, heridas de animales salvajes y de lores sueltos, motines de tribus exaltadas y hurtos varios. Además de chocitas sin retrete, climas agrestes y el hecho de tener que cortar jorobas mientras su amante esperaba a la sombra. Era alérgico”.
Según su amante, tenía "sangre fría para lidiar con salvajes. Además de ser sumamente colaboradora y eficiente. En sus días de descanso embotellaba conservas, cosía mis pantalones y preparaba la celebración del té en medio de la selva. Siempre con una sonrisa y algún botón desbrochado. La mujer ideal...”
El falso héroe murió en su casa de Times Square en 1895, al resbalar con un colmillo en la ducha. Ella sorprendió al mundo con sus escritos eróticos en 1946. Desde entonces, se desconoce su paradero.


* Nota de G: Wulfila Booz sería una tergiversación de Florence Baker, conocida como La dama del Nilo por sus viajes a África, junto a su amante esposo Sir Samuel Baker. Las frases entre comillas serían auténticas.