Fuera de la jaula

Fuera de la jaula

lunes, diciembre 22, 2014

Tomamos México por asalto


REVISTA Ñ
POR MARIA LUJAN PICABEA

Hay algo que tienen algunos libros, que otros no tienen, que los hacen deseables nomás a la primera mirada. Algo en las portadas, los juegos de colores, las imágenes y las tipografías, la prolija y potente sencillez de los lomos, el papel, las texturas... Todo eso que conmueve a un lector desde antes de asomarse al título o espiar la bio del autor. Todo eso tienen, además de una enorme fuerza literaria, los libros de la colección La Maga, un paquete de siete títulos de autores argentinos contemporáneos, que por un acuerdo entre la Universidad Autónoma del Estado de México y la Universitá de Salento (Italia) acaban de editarse en México y presentarse en el marco de la Feria Internacional Guadalajara y que hoy a las 19 realizará una presentación informal con los autores en Buenos Aires, en el Hotel Plaza.

“Rayuela, de Julio Cortázar, comienza con un interrogante: ‘¿Encontraría a la Maga?’. El personaje de la Maga, una uruguaya que vive en París, representa la materialización de varios elementos recurrentes en los textos de autores rioplatenses: lo imprevisible, la sorpresa, el truco, lo fantástico, lo entrañable, lo inevitable, lo inalcanzable”, resume el párrafo con que se abre cada una de las ediciones, y remata: “La Colección La Maga rinde homenaje a ese punto cardinal donde la literatura se convierte en magia. En el Marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2014, donde Argentina es invitado de honor, La Maga hace aparecer ante el público obras literarias que siguen el mágico rumbo trazado por Cortázar”.

En esta, su primera entrega, dicha colección celebra la literatura argentina –por haber sido el nuestro el país invitado de la Feria–, con el lanzamiento de Moravia , de Marcelo Luján, New Pompey , de Horacio Convertini, Que de lejos parecen moscas , de Kike Ferrari, Cómo usar un cuchillo , de Fernanda García Lao, Anclao en París , de Gabriel Vommaro, Camino de ida , de Carlos Salem y Flotarium , de Guillermo Roz. “Alguien, durante el proceso de producción, debe haber fumado marihuana de muy mala calidad –pensé– para lanzarse a esta aventura, de a de veras”, bromeó entusiasmado el escritor y periodista Paco Ignacio Taibo II en la presentación en Guadalajara, y no se ahorró halagos: “Esto es vanguardia, esto la industria editorial mexicana no se hubiera atrevido a hacerlo, apostar a siete autores desconocidos en México, aunque fuera Argentina país invitado... Nadie hubiera aventado un trompo de este tamaño”.

La selección de contenidos para esta primera edición estuvo en manos de Diego Símini, doctor en filología hispánica y profesor de literatura española de la Universitá de Salento. “Coincidentemente, todas las obras elegidas guardan relación con la llamada ‘novela negra’, con cierto estilo realista y quizá un poco sociopolítico, que refleja ambientes sórdidos o violentos. Sin embargo, no se trata en todos lo casos de novelas policiales propiamente dichas, sino más bien de abordajes donde quizá le negrura proviene de la propia condición humana”, resumió Rosario Rogel, directora del programa editorial de la Universidad del Estado de México.

Cuando se tuvieron los títulos, la colección convocó a artistas plásticos mexicanos para que ilustraran las portadas, con un claro objetivo de calidad pero también con la intención, según mencionaron, de tejer un puente entre la creación literaria y artística. El resultado, como ya se mencionó, son ediciones cuidadas y bellas que no sólo destacan por su valor literario sino como objeto en sí mismo, gracias a los trabajos de los artistas José Luis Vera, Pamela Martínez, Odín Barrios, Elisa Fabiola Aguirre y Adán Vera. Quien estuvo a la cabeza del diseño creativo de la colección fue el argentino Pablo Mitlanian, quien se fijó la tarea de realizar con la colección “un todo armónico”, que refleje el espiritu de libertad de la Universidad. “Cuesta lo mismo hacerlo bien que mal, así que pensamos que valía la pena echarle un poco de cerebro”, comentó el diseñador.

“Esto no es habitual dentro del contexto de producción del libro universitario. Este es un diamante de quilates. El libro universitario se dedica a publicar los manuscritos malos de profesores de sus universidades, esa es su función esencial; pero esto, lo que tenemos en esta colección es lo que yo entiendo que debe hacer una editorial universitaria”, sentenció Taibo II con la acidez que ya es su marca registrada. El autor destacó la selección de novela policíaca argentina jóven y apuntó: “Conocía a casi todos los autores convocados y a los que no conocía, qué bueno, porque ahora los conozco”.

La Maga será presentada en 2015 en la Semana Negra de Gijón y en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.