Fuera de la jaula

Fuera de la jaula

jueves, mayo 17, 2012

El arte de sobrevivir

POR FGL

Invitada a la Feria del Libro de Buenos Aires, la escritora mexicana Guadalupe Nettel pasó por Buenos Aires y presentó su libro El cuerpo en que nací (Anagrama 2011), novela autobiográfica donde revive sin pudor su infancia. Un tránsito de vida que –en su caso- fue una sucesión de acontecimientos extraordinarios. Mudanzas, separaciones y duelos, la inquietud sexual, o los integrantes de varias familias disparatadas desfilan por la novela, a modo de curiosos insectos. Como los que ella ve cuando está sola. Sin perder profundidad y humor, Nettel emerge de sí misma con una risa bien templada.
“A veces me da por dudar de toda esta historia, como si en vez de una vivencia se tratara de un relato que me he repetido a mí misma una infinidad de veces”.

- ¿Cuál fue el origen de escritura de tu novela? Aparecieron varios autores de una misma generación tomándose como objeto de ficción. ¿Fue premeditado? ¿Les llegó el momento de la revisión?

- Para mí fue casual, completamente. No tenía planificado ni remotamente escribir un libro autobiográfico. Estaba en la mitad de la escritura de una novela no autobiográfica, embarazada de mi primer hijo, y entonces, Letras Libres organizó un numero de biografías precoces, que fue el origen de varias de estas novelas. Y quiénes éramos: Herbert, Zambra y yo. Y para mí se juntó con el hecho de la maternidad reciente, porque nació mi hijo y me puse a pensar qué infancia iba a tener, comparada con la mía. Me estaban pidiendo que recordara mi infancia. Y escribí este texto de veinte páginas. Zambra dijo que no iba a escribir para la revista y Herbert publicó conmigo y continuó con ese trabajo. Ambos publicamos después con el mismo título del fragmento que apareció en Letras Libres. Me gustó el ejercicio, pero tenía necesidad de seguir, de ponerle un orden. No tenía claro si iba a ser novela. Pero sí tuve que parar la escritura de la otra, para ponerme a hacer esto.

- ¿Te sentís identificada con la producción de tus colegas generacionales o te cuesta adscribir a un grupo?

- Ahora hay novelas en las que estamos vinculados, pero nunca sentí pertenencia a ninguna generación o grupo. A mí me interesaba mucho la literatura fantástica cuando nadie estaba haciéndola. Y me gustaría que mis novelas tengan ese rasgo, un fantástico medio border. Pero siento que ahora hay una enorme tendencia al realismo.

-¿Y a pesar de haber trabajado en la autoficción, te sentís alejada del realismo?

-Yo siento que por el fantástico está mi camino. Incluso en El cuerpo en que nací, cuento que empiezo a ver cosas que no existen y ese es el origen del relato fantástico, los insectos que no hay.

(Para leer la entrevista completa en Eterna Cadencia Blog, click en el título)