Mis libros

Mis libros

miércoles, febrero 06, 2008

Calor


Buenos Aires
se derrite
como un gigantesco
helado
sin lengua